Logo
Búsqueda personalizada

HISTORIZAR EN LA ADOLESCENCIA

Basado en las ideas de Piera Aulagnier


EL PROCESO ADOLESCENTE

Es un trabajo basado en las ideas de Piera Aulagnier en relación al proceso adolescente. Piera Aulagnier dice que uno de los trabajos de reorganización que se lleva a cabo en la adolescencia es la de poner en memoria y en historia el propio pasado.

Esta tarea es un proceso de construcción y reconstrucción permanente.

Este proceso permite:

-Orientarnos en el presente y a la vez poder investirlo.

-Preservar aquello que es permanente y singular de nosotros mismos.

-Apoyarnos en un número mínimo de anclajes estables.

-Para que la mismidad esté a salvo a pesar de los cambios.

FONDO DE MEMORIA

Aquello que es permanente y singular Piera Aulagnier lo llama UN FONDO DE MEMORIA estable y necesario. Este fondo de memoria es un tejido que se construye en la infancia y asegura que aquello que va cambiando de sí no transforme al sujeto en un Extraño frente a lo que ha sido.

La existencia de este Fondo de Memoria satisface dos exigencias necesarias para el funcionamiento del Yo:

1- Da al Yo, en el registro de las identificaciones, los puntos de certidumbre que le permiten al sujeto ubicarse en un lugar en el sistema de parentesco y en el orden genealógico, con lo cual lo sitúa en un orden temporal.

2- Le asegura un capital fantasmático al que poder recurrir.

IDENTIDAD

Los cambios biológicos y psíquicos de la pubertad rompen la continuidad pre-existente atentando contra la propia identidad. Por eso una de las tareas evolutivas de la adolescencia será recuperar la mismidad a través de sus múltiples cambios o metamorfosis. El fracaso de esta tarea lleva a la patología.

Por lo tanto la identidad del Yo que postula Piera Aulagnier es mucho más que el resultado de identificaciones, de relaciones objetales, etc.

Conceptualiza un Yo ACTIVO que lleva a cabo un trabajo de recuperación de recuerdos que sucumbe a la represión. Estos recuerdos cobran sentido a partir de las experiencias actuales y se genera así una continuidad.

El Yo construye una nueva trama histórica que al mismo tiempo es construido por esa trama.

En este trabajo de recuperación de recuerdos se integra al niño que fue y al adolescente que se es. Unidad amenazada por las diferentes transformaciones.

Todo esto lleva a la RESIGNIFICACIÓN.

Entonces tenemos dos etapas en el recorrido que hacer el adolescente:

1. Se seleccionan los elementos necesarios para la constitución del Fondo de Memoria que garantice la permanencia identificatoria entre lo que uno fue y lo que uno es, y con ello la singularidad de la propia historia y del propio deseo. Esto está vinculado al ser freudiano.

2. Culminada la etapa anterior sigue las elecciones de objeto en el espacio relacional que serán soportes de deseo. Todo esto vinculado al tener.

Ambas etapas son interdependientes y son corolario de la represión que diferenciará aquellas representaciones a las que se debe renunciar de aquellas otras a las que puede ligarse al afecto.

Lic. Marcelo Bordeira