Logo
Búsqueda personalizada

NEUROSIS


Neurosis

Esto es obra del Psicoanálisis, no hay ninguna otra psicocosa que hable de Neurosis. Esto es contundente.

Freud dice: “que la concepción popular divide entre hambre y amor como dos subrogantes de lo que se llaman pulsiones”.

Hay dos grandes grupos de pulsiones que satisfacen dos necesidades básicas.

Están las pulsiones que pujan por conservar al individuo y por otro lado están las pulsiones que aspiran a su reproducción.

Distinguimos también en el Psicoanálisis, Pulsiones de Autoconservación o Pulsiones del Yo y las Pulsiones Sexuales que llamamos LIBIDO (Fuerza de la pulsión sexual que emergen en la vida anímica).

Averiguamos que para entender las Neurosis, las pulsiones sexuales son, y con mucho, las de mayor valor.

Las Neurosis constituyen las enfermedades específicas de la pulsión sexual. Es decir, que encontramos una definición.

Hay otras definiciones, pero esta es la más tajante, la más básica.

Encontramos un primer obstáculo que es tratar de establecer alguna diferencia, importante, acerca de lo que consideramos Pulsión e Instinto.

Instinto: Les propongo reservar este término para la especie animal no parlante.

EL HOMBRE TIENE PULSIÓN.

Justamente por que El Hombre cuando habla pierde su objeto.

¿Pueden Uds. Fundamentar esto?

Acuérdense siempre de primer berrinche. El chico grita, no que es él que grita (no tiene aparato psíquico) y no sabe porqué grita. El que escucha, es externo a ese grito, y tampoco sabe de que se trata.

Esto es importantísimo que Uds. lo pesquen. Una persona emite un grito, está suelta, y otro del otro lado está pesquisando ese grito y tampoco sabe de que se trata.

Quien recibe este grito (padre, madre) le atribuye algún sentido, hace un juicio de atribución. Si yo le atribuyo un sentido, es eso, el sentido que le atribuyo, no lo que sucede.

La atribución que se le hace ese grito viene seguido de una mamadera, una teta…Entonces el objeto que le corresponde o que aparece como correspondencia a ese grito, es un objeto que viene atribuido desde afuera. Es algo que yo le ofrezco.

Esto que yo le doy, como es tentativo o aproximado habrá de calmar el algo la necesidad supuesta que generó ese grito pero NO TODO.

Pregunta: ¿Y si la madre acierta y le da lo que necesita?

Respuesta: Sin embargo, todos sabemos que en cuanto se le da eso que se le da, la situación se reinstala, el grito se reinstala.

Si yo atribuyo algo mediante esto que yo doy, lo que generó la ansiedad que no se cual es…en algo se calma. Había allí un montón de tensión que es satisfecha, cesa esa tensión.

¿Qué es lo que va a recordar el que fue satisfecho?

¿Qué va a recordar, la Teta o el Grito?

EL GRITO! Este es el mecanismo de la memoria.

Todavía no tengo con qué recordar que lo que vino es esa Teta. Lo que él va a recordar es que hay un estímulo que es el Grito, y el Grito trajo satisfacción.

Por lo tanto lo que va a repetir, es ese Grito. Es un mecanismo destinado a establecer un Grito mediante el cual él se satisface, no hay otro que lo satisfaga.

Él va a entender que mediante ese grito la satisfacción viene.

Mucho después se va a reinstalar el objeto.

Si esto no lo pensamos así, no tenemos ningún elemento para fundamentar algo que es básico para nosotros: cualquier persona que nace, nace en una posición que se llama Narcisista.

El Narcisismo es algo que se satisface a sí mismo. Jamás un narcisista va a suponer que algo le falta, es decir, ninguna persona toleraría, en sus orígenes, saber que la teta es externa. Esto a mí me viene porque grito.

Por lo tanto esta satisfacción (autoerotismo) proviene de este grito.

La madre tiene que armarse para él. “El que no llora no mama”.

¿Qué voy a recordar? ¡El llanto!

Este objeto primero que voy a tener es la voz. Con lo primero que me satisfago es con la voz. Esa voz me trajo una teta…que yo no se…pero vino. Grité y vino.

¿Quién me la proporcionó?

¡El Grito!

¿Por lo tanto que voy a recordar? EL MECANISMO.

Repito el grito (huella mnémica).

Por ejemplo, con un cabrito no pasa esto. Apenas hace un grito y el Objeto ya está ahí puesto. Él va en búsqueda y por instinto lo encuentra.

Lo repite siempre y se acabó la historia.

Lo distinto con lo humano es que el Objeto en vez de encontrarlo...

Lic. Marcelo Bordeira
http://www.psicopedagogiaweb.com
http://psico-pedagogiaweb.blogspot.com