Logo
Búsqueda personalizada

Aborto e infanticidio

Aborto, Eutacia, Discapacidad mental


Cómo se relacionan...

"Los propios partidarios de la eutanasia alegan que si podemos matar a niños no nacidos, podemos muy bien matar a otros seres humanos."

En la revista Atlantic Monthly (de abril de 1968) Joseph Fletcher (Profesor de Ética Social de la Escuela Teológica Episcopal de Cambridge, Massachusetts) alegaba que si la vida de un mogólico, por ejemplo, puede ser interrumpida antes del nacimiento, ¿por qué no terminar con ella en el momento del nacimiento?' (o sea inmediatamente después)...

Según palabras del Dr. Fletcher, un niño con retraso mental no es un bebé sino simplemente un fracaso reproductivo'.

El libro del Dr Glainville Williams... La santidad de la vida y la ley criminal aprobaba tanto 'el infanticidio humanitario' como 'la eutanasia para los niños físicamente incapacitados'"(1).

Pero el infanticidio no sólo se encuentra en las opiniones de pensadores y profesores universitarios, sino también a nivel de propuestas de legalización por parte de autoridades del mundo de la ciencia.

"En mayo de 1973, sólo unos pocos meses después (de la)... legalización del aborto por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos... el Dr. James Watson, científico ganador del premio Nóbel, afirmaba que se debería tomar en consideración la idea de privar de status legal al recién nacido hasta tres días después de su nacimiento.

Los padres que sospechan anormalidades fetales pueden abortar legalmente, señaló, porque la mayor parte de los defectos de nacimiento no son descubiertos hasta el momento mismo del nacimiento"(2). De hecho, la posibilidad de que este tipo de decisión se tome con respecto a niños ya nacidos se encuentra presente, pues "como muchos defectos genéticos no se hacen evidentes hasta algunos meses o incluso años después, la 'actitud compasiva' del Dr. Watson obligaría a tener también en cuenta la posibilidad de abstenerse de otorgar legalmente el status de 'ser humano' por tiempo indefinido"(3).

Precisamente en 1986 en el Estado de California se propuso una ley para considerar legalmente muertos a los niños anencefálicos recién nacidos (se trata de niños cuyo cerebro no llega a desarrollarse). El propósito de la ley era el de poder aprovechar los órganos de estos niños antes que acabasen de morir. Estos niños se convertirían, entonces, en proveedores de "piezas de repuesto" para otras personas. Aunque dicha ley no fue aprobada, podemos estar seguros de que se intentarán presentar otras proyectos de ley similares(4).

Es significativa la similitud entre este proyecto de ley y la propuesta hecha por el médico Willard Gaylin, presidente del prestigioso Hastings Center, en 1974 (sólo un año después de la legalización del aborto en los Estados Unidos).

Gaylin proponía el declarar legalmente muertas a aquellas personas cuya neocorteza cerebral fuese irreversiblemente incapaz de funcionar, aunque pudiesen todavía respirar y mantener otras funciones vitales, como la circulación sanguínea. Los órganos de estas personas podrían utilizarse para transplantes, su sangre para transfusiones y sus cuerpos para que los estudiantes de medicina pudieran practicar la disección u otros experimentos(5). En otras palabras, se trataba de la devaluación de toda una categoría de personas.

Pero el infanticidio no sólo ha sido materia de especulación intelectual, se ha convertido en una realidad. "En Bloomington, Indiana (en abril de 1982) ocurrió el famoso caso de un niño nacido con el Síndrome de Down, a quien se le dejó morir de hambre. El proceso duró seis días, durante este tiempo hubo un serio conflicto entre la clínica donde nació el bebé y los padres de éste... Las enfermeras lo querían salvar pero los padres (y la administración del hospital y los médicos) peleaban por... dejarlo morir. Ante el caso surgió una gran publicidad en los medios de comunicación. El público se enteró y más de diez parejas solicitaron adoptar al bebé. Los padres no aceptaron y el niño de Bloomington (o 'Baby Doe') murió después de varios días de agonía. Muchos casos de este tipo ocurren desde que es legal el aborto(6).

El Dr. C. Everett Koop, ex-Cirujano General de la Asociación Médica de los Estados Unidos, afirma que "el infanticidio se practica con gran frecuencia en este país" y que "éste nunca hubiera surgido si no fuese por el aborto"(7).

El Dr. Koop tiene más de 33 años de experiencia en el tratamiento de niños con defectos congénitos y se le considera la persona con más experiencia en este campo en los Estados Unidos(8).

No cabe la menor duda, la legalización del aborto ha traído como consecuencia una mentalidad y una cultura de la muerte. Los resultados los estamos viendo y los seguiremos viendo mientras el desprecio por la vida humana, promovido por el fallo del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, siga prevaleciendo en nuestra sociedad.

CITAS

1. Padre Paul Marx, Ph.D., O.S.B., "Eutanasia: los que asesinan en nombre de la piedad," folleto de Vida Humana Internacional.

2. Ibíd. También el Dr. Francis Crick,biólogo inglés ganador del Premio Nóbel, tiene la misma opinión que el Dr. Watson.

3. Ibíd.

4. William May, "'Harvesting' Anencephalic Babies", National Right to Life News (11 de septiembre de 1986): 6.

5. Ibíd.

6. Christine Vollmer, "A donde lleva la mentalidad abortista". Escoge la Vida (6 de marzo 6 de 1987). En este artículo también se indica que en Inglaterra (donde también el aborto es legal), este tipo de infanticidio está sistematizado.

A los niños que nacen imperfectos se les coloca en su cunita un letrero que dice 'no alimentar' y así se les deja morir antes de llegar a ser 'una carga'. Véase también "Life or Death?... for Newborn Babies", Miami Right to Life.

7. Dr. C. Everett Koop, "The Silent Domino: Infanticide," Life & Family News (marzo de 1981).