Logo
Búsqueda personalizada

CRUCIFIXIÓN


Mucho antes de la era Cristiana se inventó una atroz forma de ejecución considerada la más terrible,a la que luego se llamó Crucifixión

Originalmente esta tortura, junto con la horca,
fue denominada "Arbol Siniestro"

El origen fue Asiático, específicamente en Persia,
según varios arqueólogos e historiadores.

La muerte por Crucifixión era reservada solo para
los criminales más crueles y despreciados.
Sin embargo un condenado a muerte que pudiese probar
que tenía la ciudadanía Romana, podía
disfrutar del "privilegio" de ser decapitado,
ejecución más digna, rápida y "humanitaria"

La agonía de la crucifixión era lenta y muy dolorosa.
Había un proceso previo:
el reo debía cargar hasta el lugar de su ejecución,
amarrado sobre sus hombros,

un leño (el palo transversal de la cruz) denominado
stipes que era casi siempre de un árbol pequeño de pino,
de no más de 1,90 o 2,00 m. de largo.
Cuando llegaba al sitio de la ejecución, era clavado, en
sus muñecas, al palo horizontal y luego izado al palo
vertical de la cruz denominado patibulum -que podía ser
un tronco enterrado o bien un árbol especialmente podado-
por medio de cuerdas que se pasaban por encima de este tronco.

Una vez izado el reo, se fijaban ambos troncos y
en ese momento Stipes y Patibulum tomaban la forma
que hoy llamamos "Cruz"

Se clavaban los pies, uno delante del otro,
con las piernas algo dobladas, luego le rompían
las piernas a la altura de las rodillas para que
no pudiese sostener el cuerpo y así se lo dejaba
morir lentamente ...

de hambre, de sed, de insolación, de dolores
extremos en todo el cuerpo, de asfixia, de burlas ....

... Enorme desprecio humano.

El cuerpo en esta posición sufría una asfixia gradual.
Para obtener aire, el crucificado debía levantarse
apoyándose a la fuerza sobre los clavos de las muñecas que
desgarraban la carne y los nervios del antebrazo.
Cada esfuerzo por poder respirar una vez más, representaba
para su cuerpo otra caída sobre los brazos.
No podía sostenerse sobre las piernas pues estaban rotas.
Luego de un rato el reo moría por asfixia.

Los historiadores y teólogos concuerdan en que la
crucifixión de Cristo fue muy distinta a las acostumbradas.

El único muerto en cruz del cual se tiene constancia
histórica, que fue azotado, coronado de espinas,
golpeado, azotado y humillado antes de su crucifixión es

JESÚS DE NAZARET

... Te sentirás infinitamente agradecido por esta
entrega de Amor que, seguramente, hoy nadie haría por tí! NO?

Recuerda que esta entrega sigue “siendo” hoy.
Cada día y cada noche de tu vida y la mía.

Pidámosle a la Virgen María que nos ayude a
comprenderla un poco más.